Por afuera de Cetera y Suteba la consideran un refugio kirchnerista. Baradel la tiene difícil en las elecciones del gremio.

No solo un plan de lucha desgastante fue fisurando el frente gremial docente. El colmo fue levantar la Carpa itinerante sin los consensos suficientes. La maqueta/carpa carece de apoyos ciudadanos como tuvo la experiencia de los 90′.

El gobierno porteño le dio sin dudar la prórroga por una semana, asumiendo que los palos del día en el que la levantaron en la Plaza de los dos Congresos fue una torpeza política, a la que los arrastró Patricia Bullrich.

Cuando comenzó la confrontación con la gobernadora Vidal, Roberto Baradel y el combativo titula de UDOCBA, Miguel Ángel Díaz pospusieron sus históricas fricciones, en pos de priorizar la unidad en un tiempo electoral también para los gremios. Ambos pretenden se reelegidos y las casualidades de la vida hicieron que la fecha del comicio sea la misma: el próximo 17 de mayo.

LEA MÁS  Sacrifican a Sabbatella para dar pelea al ex de Vidal

La diferencia radical que la imagen de Baradel va en declive permanente y Suteba puede ser tomada por las expresiones radicalizadas de izquierda.

Romina del Pla, secretaria general del Suteba Matanza y candidata a Secretaria General por la Lista Multicolor, agita la continuidad eel plan de lucha en las calles y sin clases.

Su preponderancia dentro de SUTEBA crece elección tras elección y es altamente probable que le amarge la fiesta a Baradel. Sin SUTEBA no habrá CTA, principal objetivo político del kirchnerista demonizado por el gobierno.

El gobierno de Vidal considera un éxito el operativo desgaste y que se haya cumplido la primer semana de dictado de clases sin interrupciones.

LEA MÁS  Baradel gambetea preguntas sobre Cristina

Envalentonados, funcionarios bonaerenses quieren avanzar con mayores controles a los empleados estatales, colocando sensores de huellas digitales en las puertas de acceso de trabajo, para detectar ñoquis. ¿Se aplicará con los maestros?

La reunión paritaria volverá la semana próxima. Los ánimos siguen crispados. El ministro de Economía, Hernán Lacunza, se trenzó en el barro y acusó a los gremialistas de querer descuartizar la oferta salarial. Las quejas pasan por no tener el detalle de salario de bolsillo de la última oferta de un aumento del 20%.

Para muchos colaboradores de la gobernadora, este conflicto fue un bautismo de fuego para creerse un poco más que gobiernan y ganaron las elecciones.

Parrilli defendió a Maduro sin titubeos mientras ardía Santa Cruz