El ex jefe de gobierno de la Ciudad (destituido) fue a ver al ex vicepresidente el miércoles pasado con el abogado Marcelo Parrilli.

Pocos días antes de que cumpliera un mes detenido con prisión preventiva, en el Complejo Federal I del Servicio Penitenciario Federal (SPF) en Ezeiza, el ex vicepresidente Amado Boudou recibió esta visita especial.

El ex jefe de gobierno porteño y ex legislador, Aníbal Ibarra, fue a visitarlo en condición de abogado. Acompañado por el abogado y ex legislador porteño, Marcelo Parrilli, ambos se presentaron hace una semana para ver a Boudou.

“Los dos llegaron en condición de abogados y no de visitas”, aclaran fuentes del Servicio Penitenciario Federal. Es que si fuesen simples visitantes, sólo podrían entrar de 10 a 12, mientras que como letrados tienen mayor flexibilidad horaria: de 8 a 18.

Otra fuente del SPF confirmó el dato y aseguró que en estos primeros días en Ezeiza, Boudou empezó a realizar actividad física. El ex vice está dentro del programa de Intervención para la Reducción de Indices de Corruptibilidad (IRIC), que en Ezeiza tiene cuatro pabellones de 15 celdas individuales cada uno.

Boudou está en el B junto a Jorge Chueco, vinculado a la causa de Lázaro Báez. A pocos metros y sin contacto, en el A duerme José María Núñez Carmona, el amigo del ex vicepresidente. Mientras que en el C figuran José López, el ex secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, el contador Daniel Pérez Gadín y el sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina, ex líder de la Uocra de La Plata. En el D, Lázaro Báez y Cristian Medina, el hijo del sindicalista platense.

Lo que no trascendió es si Ibarra trabaja en algunas de las múltiples causas que Boudou acumula en la justicia federal.