En sus arengas en el programa que tiene en la TV pública, la titular de Madres reconoció que la Universidad de las Madres no podrá seguir adelante. Denunció persecución y advirtió al gobierno que si cierra abrirán otras sedes. “Nosotras ya estamos grandes pero atrás nuestro, tenemos muchos compañeros que nos apoyan”, dijo.

Recordemos que el gobierno de Macri viene interviniendo en la Universidad de las Madres y ha detectado serias anomalías administrativas. La institución había sido estilizada por el kirchnerismo con una ley del Congreso, pero se transformó en un aguantadero de militantes y nunca mejoró su calidad académica.

El programa de Hebe cerró con un delegado de Pepsico que consideró el desalojo como una brutal represión.