La titular de las Madres de Plaza de Mayo no se quiso perder la novela de los manteros de Once y se apareció en el lugar. Bonafini fue hasta la comisaría séptima y se entrevistó con los detenidos que habían tirado piedras. Cuando apareció la foto en el Twitter de las Madres llovieron las criticas contra Bonafini. Nadie se olvida el escándalo de los Schoklender, a quien conoció en la cárcel, y las casas de Sueños Compartidos. Y esta mañana la remató con esta declaración: “En el Vaticano hay trapitos. No es sólo nuestro el problema. La gente hace lo que puede”.

LEA MÁS  Bonafini dice que abrirá una nueva Universidad