El ex vicepresidente y senador se hizo medir en la provincia de Mendoza, y oh sorpresa: todas las encuestas le dan por encima del actual gobernador radical y adversario Alfredo Cornejo. Cuentan que el gordo Baglini lo está convenciendo para que se lance a gobernador nuevamente tras su intento fallido presidencial.

Cornejo ganó en las Paso pero no por la distancia que se esperaba. Quienes lo observan de cerca es un “‘prolijo administrador”, pero muy encerrado en su despacho y carente de carisma.