Arde el Consejo de la Magistratura. El gobernador electo de Corrientes trajo auspiciosas noticias electorales para el gobierno. Sin embargo, su salida como consejero abrió una nueva interna entre sus socios políticos.

No es nueva la tirantez existente entre la UCR que comulga con Macri y la primer candidata a diputada nacional de Cambiemos. Viejas rencillas no resueltas y celos de la relación de confianza que Lilita logró con el presidente agitan ahora la pelea por una banca en el Consejo de la Magistratura.

Mario Negri, enlace radical con Olivos, pretende hacer valer su peso, entendiendo que le corresponde suceder al correntino Valdéz. Así, remitió una nota al Consejo reclamando formalmente ese lugar.

LEA MÁS  Pese al exitismo, Cherquis Bialo no cree en Sampaoli

En tanto, Lilita quiere colocar en ese sitial de poder a su espada política principal: Paula Olivetto. Si Carrió provoca un tsunami de votos a su favor, en Capital, Negri no podrá hacer demasiado para presionar a Macri.

En la actualidad, el frente Cambiemos en el Consejo está compuesto por el representante del Poder Ejecutivo, Juan Mahiques, y los radicales Gustavo Valdéz y Ángel Rozas. Uno se va por lo antes dicho y el segundo tiene una relación de tirantez con la Casa Rosada.

Completa el grupo Pablo Tonelli (Pro puro), la actual presidenta Adriana Donato (del Colegio Público de Abogados).

LEA MÁS  El CASO Lilita y el problema de creersela

Cuentan que Andrés García, quien maneja la Comisión de Disciplina y Acusación y es un hombre clave del Tano Angelici, viene operando para bloquear la llegada de Olivetto.

Este internismo amenaza con dispersar el principal objetivo de Macri, que es imprimir un cambio real en la Justicia. ¿Se calmarán las aguas después del 22?