El pelado Cordera fue a cenar con amigos a un conocido restaurante de comida peruana en Congreso. Varios clientes, habitúes del lugar, quedaron congelados al verlos y se respiró cierta tensión, aunque no pasó a mayores. La causalidad es que en el lugar estaba comiendo, entre amigos, la periodista y activista feminista Claudia Acuña. La redactora de la revista MU justo cerró la edición de su último número con un especial sobre el Paro de las mujeres, con el foco en NiUnaMenos. Cordera tenía que declarar este miércoles por las declaraciones que lo obligaron a borrarse de los medios, pero su abogado pidió una postergación.