Primero fue el ex Secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini. En horas de la madrugada, lo detuvieron en Río Gallegos. Al ex hombre fuerte de Néstor y Cristina se lo vio templado, como sabiendo de antemano lo que iba a ocurrir. Miró a cámara y sin chaleco ni casco se aprestan a trasladarlo a Buenos Aires.

El jueves de furia no quedó ahí. El juez Claudio Bonadío siguió con el líder piquetero Luis D´Elía. Las escuchas y sus contactos con Irán parecen haberle bastado al magistrado para disponer su captura que se materializó en su casa del partido de Laferrere, antes de ir para su programa de radio.

LEA MÁS  Una "hermana" de Cristina quiso entrar al Senado

Precisamente, esta fue su última intervención radial antes de ser detenido, cuestión que el propio imputado venía anticipando.

Bonadió dejó trascender , el miércoles, que había un cierre de semana de alto impacto. Dejó pasar la madrugada, y firmó el pedido de desafuero de la senadora y ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.

El debate se traslada al nuevo Senado de la Nación, que ayer manifestó un quiebre en el bloque peronista. Picchetto decidió hacer un bloque aparte de Cristina. Es no quita que mantenga su postura de “no quebrantar la voluntad popular”, que fue lo que contestó cuando Perfil lo consulto sobre un posible pedido de desafuero. Promete ser un verano muy crispado y envuelto en fuertes debates parlamentarios.

LEA MÁS  Echaron esposa de un sindicalista K de Gobierno

También fueron detenidos Fernando Esteche y el referente de la comunidad islámica argentina, Jorge Alejandro “Yusuff” Khalil, ambos con estrechos vínculos con el estado de Irán.

La justicia los señala por el funcionamiento de una “diplomacia paralela” que habría arreglado la impunidad de los acusados iraníes por el caso AMIA”.