Aguad tratará de argumentar hacia adelante con vanas promesas sobre la búsqueda del Submarino, pero los diputados, sobre todo de la oposición, lo interpelarán sobre el antes y el durante de al desaparición del ARA San Juan.

Hay un dato clave que dejó la declaración del ex Titular de la Armada, Marcelo Srur, y es su ratificación de lo actuado en el sumario interno de la Marina (ordenado en su momento por el Ministro de Defensa), que sitúan en el COA (Comando Operativo de al Armada) la máxima responsabilidad por haber “omitido información relevante”. Ese documento destaca una presunta negligencia por no haber evitado que partiera el ARA, teniendo en cuenta un antecedente de incidencia grave en el snorkel, en la navegación de julio de del 2017, 4 meses antes del viaje fatídico.

Resulta que el COA habría ocultado este antecedente a las autoridades superiores de al Armada y por ende al mismísimo Ministro y presidente de la Nación. Sin embargo, Aguad estaría dando señales de anular dicho sumario “por considerarlo parcial”. No quiere más internas en al Armada pero puede quedar como encubridor ante los familiares de los 44.

El Ministro se está recostando sobre la sugerencia del auditor del Ejército, coronel abogado Jorge Stanchina, hombre que responde directamente al jefe del Estado Mayor Conjunto, General Bari del Valle Sosa, a su vez un operador directo en las principales definiciones de la cartera de Defensa.

No sería alocado pensar que Bari del Valle Sosa quisiera parar el sumario ya que los señalados como presuntos encubridores del estado del submarino, el Contra Almirante López Mazzseo y el capitán Claudio Villamide (sumariados), son hombre de su confianza.

El Auditor Sachina, nombrado después del retiro forzoso del Almirante Srur, recomienda elevar el sumario contra estos marinos a la atenta mirada del Jefe del Estado Mayor Conjunto, el hombre que concentra la información doe todos los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas.

¿Será este uno de los ejes, en la presentación del Ministro Aguad? Le espera un cuestionario duro por parte de sectores de la oposición y hasta sectores del radicalismo que nunca lo sintieron como un propio y trataran de quedar como los protectores de otros funcionario macrista. Los familiares observan con sigilosa atención.