El socio y amigo de Amado Boudou, José María Nuñez Carmona declaró durante más de dos horas en el juicio de Ciccone. Le apuntó a su amigo Vandenbroele. Dio a entender que cobró para arrepentirse y pidió que se investigue. Pero la nota de color fue sobre el final, cuando se quebró y se lo vio muy conmovido. En ese momento hablaba de Claudio Tristán, un ex empleado de Nuñez Carmona, y de Juan Carlos López, un ex empleado suyo que sufrió un hecho de inseguridad hace más de dos décadas por hacerle un favor. “López tiene tres balazos en la cabeza“, recordó entre lágrimas (ver video en el minuto (3:58:00).