El ex juez sigue dando sorpresas a cada rato. Ahora se quebró mientras mantenía una charla con su amigo Baby Etchecopar. “Si me quieren matar que me maten. Ya está. Ojalá que lo escuche el presidente todo esto. Ojalá”, dijo entre lágrimas durante una entrevista en Radio 10.

Y agregó: “Estoy solo. Ahora me voy a comer al Paseo de la Recova, a tomar un plato de sopa. Ahí estoy, por si me quieren servir el plato de sopa o pegarme un tiro en la espalda”.

El dia anterior, Oyarbide hizo un show en Tribunales. ¿A cual de los personajes hay que creerle, al que llora o al que se ríe de los periodistas?