Guillermo Calabrese no volvería al canal estatal. Al menos a la tira diaria de Cocineros Argentinos. De cumplirse su regreso, el próximo domingo 22 de abril, solo sería para ir preparando su partida definitiva. El programa lo siguen sosteniendo sus colaboradores que ahora comienzan a ser promocionados como los titulares.

La polémica por la banda musical que suele participar en el programa e interpretó el “hit del verano”, generó mucho mal humor en las esferas del gobierno. Calabrese lo festejó ante cámara. Fue su última aparición.

Hernán Lombardi lo condenó aunque se mostró respetuoso de la libertad de expresión: “Lo de ‘Cocineros argentinos’ es una desubicación. Hay un choque de valores entre esa desubicación y la libertad, pero lo que prevalece es la libertad. Nos gustaría que pidan disculpas al público, francamente, pero no vamos a mover un dedo. Que lo hagan si les parece bien“, manifestó en su momento el funcionario.

Lombardi asegura que todo el mes que el cocinero estuvo fuera de pantalla no se debió a la polémica sino a un tema de salud. El propio Calabrese parece coincidir aunque señaló que todos los comentarios que se hicieron sobre el famoso programa fueron de “mala leche”.

El cirujano no me quiso operar, ya que el posoperatorio era peor. La idea al principio es ir los domingos y luego ir haciendo otros días en la medida que me vaya poniendo mejor, todo depende de mi maldita cintura”, le señaló hace días a La Nación.

Calabrese, que sigue con parte de enfermo, estuvo internado. Este fue uno de sus últimos tuits.

Al domingo siguiente de la polémica, las autoridades les hicieron leer unas disculpas a los conductores sustitutos, que se quedarían con el segmento sin Calabrese.

Hoy necesitamos empezar el programa de una manera diferente. A lo largo de los diez años empezamos bien arriba. Ha sucedido algo el domingo de público conocimiento, y nosotros que siempre hacemos el programa recorriendo el país, mostrando su gastronomía, metiéndonos en las recetas y en las idiosincracias, el domingo cometimos un error. Tuvimos un momento muy desafortunado, sin intención por supuesto, y después se generó algo muy grande en las redes y necesitamos pedir disculpas por eso. Es lo que corresponde“. Esas fueron las palabras del chef Juan Braceli.

Calabrese habría dejado trascender a su círculo íntimo que ya “no sería cómodo volver al canal público sin tener las manos libres”. Últimamente su programa se debía grabar dos veces por su propia disconformidad.

Existiría un acuerdo con las autoridades para que Calabrese se vaya despidiendo de a poco. Solo haría un par de emisiones los domingos y de lunes a viernes seguirás sus discípulos.

Al afamado cocinero lo “carpetearon” en medio de su internación, dando a conocer por las redes lo que le pagaba el estado: casi 200 mil pesos por mes por hacer Cocineros.

“La César Pavón Orkesta”, la banda de la polémica volvió al programa pero sin tocar el hit contra Macri.

Calabrese tendría una propuesta firme para ir a trabajar a Telefé. Las cartas parecen echadas.