Macri quiere meter el cuchillo a fondo ante la sobredimensión de los medios públicos. Para ello intimó a Hernán Lombardi. Piensa que es “ahora o nunca”, tras el triunfo electoral de octubre.

El encargado del Sistema de Medios Públicos no quiso pagar el costo en los primeros dos años de gobierno y postergó algunas definiciones, como por ejemplo achicar la gigantesca planta de empleados en Télam, canal 7 y Radio Nacional.

El marco de los gestos que la Rosada comenzó a dar para achicar su propia tropa en el Estado (un recorte del 20% de los cargos políticos), permitirá un ajuste que tiene un costado complicado desde lo gremial.

La agencia Télam es un ejemplo de un plan inminente de reconversión: tiene más de 900 empleados pero solo un 20%  están en plena actividad y trabaja en los contenidos que hoy convergen de la vieja cablera a una moderna página web.

LEA MÁS  Despidos en Encuentro y Pakapaka

Se abrirán retiros voluntarios y se adelantarán algunas jubilaciones a los mayores de 60 años. El cálculo que hacen es que resulta preferible pagarles mucho a estos empleados para que se queden en su casa, antes que seguir inyectando en cargas sociales.

El modelo, a profundizar, ya lo están aplicando en las señales Pakapaka y Encuentro, donde no se renovaron contratos y se piensa dejar una programación propia, mínima, y luego sumar enlatados.

Tal como informamos, 21 trabajadores recibieron cartas documentos para avisarles que no se les renovará el contrato. Desde adentro, dicen que la ola de despidos no termina allí y que varios están evaluando la posibilidad de acoplarse al retiro voluntario que se abrió la semana pasada.

LEA MÁS  Despidos en Encuentro y Pakapaka

En Télam y canal 7 se cree que podría haber una férrea resistencia gremial. Las capas de empleados kirchneristas han sido un obstáculo permanente a la gestión del noticiero e informativa.

Otro ejemplo de gigantismo es Radio Nacional. Durante el kirchnerismo se sumaron tantos empleados nuevos que se inauguró un edificio anexo, en el que funcionan oficinas administrativas.

El paro del sindicato de camarógrafos, que vienen realizando en casi todas las señales de aire, complica y mucho el factor de conflictividad hacia fin de año.

Macri lo llama a Lombardi todos los días. Quiere estar informado minuto a minuto de cómo piensa instrumentar el ajuste. Su idea es que el achique debería rondar en el 50% menos de empleados en las tres unidades principales de los medios públicos.