Entrevistas en los diarios de mayor circulación, radios, y medios digitales fueron parte de la campaña de instalación que armó el equipo del intendente de Merlo y flamante presidente del Partido Justicialista bonaerense, Gustavo Menéndez. Elegido el 17 de diciembre tras destronar a Fernando Espinoza, ex intendente de La Matanza y ahora diputado nacional, Menéndez asegura trabajar en el desafío de “reconstruir el peronismo con renovación”. Pero los movimientos como la foto con Sergio Massa o la jubilación anticipada a Cristina Fernández de Kirchner no cayeron bien entre sus pares.

“No sé si Menéndez entendió que el nuevo peronismo es un cuerpo colegiado. Hay que conversar algunas decisiones y no mandarse solo porque podemos correr el riesgo de los personalismos como el de Espinoza”, augura un operador histórico de la Primera Sección.

Las últimas tres derrotas calaron hondo en el peronismo bonaerense. Menéndez continuará con las reuniones y se reunirá con gobernadores peronistas para tomar modelos de conducción y gestión. “También consejos y datos para saber en qué roscas no perder tiempo”, dicen.

En el sector del jefe comunal de Merlo aseguran que Cristina no conduce pero sí necesitan que acompañe porque tiene un núcleo duro de votos y responden a las críticas. “Gustavo tiene la vocación de unir a todos porque sino perdemos de vuelta y sabe que lo van a putear, está dispuesto a poner el cuerpo”, repiten.

Menéndez sigue con su alto perfil en las redes sociales. Ya tiene community manager para Facebook y Twitter, pero el Instagram lo maneja él.

En la red social del pajarito tuvo un par de cruces por la foto con Massa con dirigentes cristinistas como la ex embajadora Alicia Castro.

Desde el peronismo más duro por lo bajo critican las apariciones en programas de TN. “Hay que ir a todos lados”, contestan desde la otra trinchera. Aunque para elgunos se apura, de palabra tiene todo 2018 como mandato y después le dejaría su lugar a Fernando Gray, de Esteban Echeverría, alineado con Martín Insaurralde de Lomas de Zamora, que después de la foto con Menéndez con Massa, se juntó con Máximo Kirchner.

Señales de disgusto que por ahora se lavan puertas adentro. Para bajar la pelea de egos, la hermana de Menéndez, primera concejal en la lista ganadora en Merlo el año pasado, repite que su hermano irá por la reelección en 2019 y no peleará por la gobernación. Un mensaje para calmar ánimos en un verano que se calienta.