Fotos de la legisladora posando desnuda en su casa, fueron apareciendo en teléfonos celulares del círculo rojo. Rosarina, politóloga, militante de base, Lucila eclipsó a los presentes por su belleza desde la jura misma como diputada.

Las imágenes filtradas hicieron que la legisladora inicie una investigación y bloqueara sus cuentas de acceso a las redes. La autenticidad de las mismas se revela por un dato distintivo: el lunar en la parte superior del labio.

Hay fotos subidas de tono, frente a un espejo. Parecen fotos hot hechas para una pareja o un conocido, muy similares a las que se habían filtrado de la periodista Marina Calabró.

Para conocerla más. Así juraba como diputada…

La campaña sucia comenzó la semana pasada cuando al titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, le pasó algo similar con fotos de su intimidad y tuvo que recorrer a la Justicia.