La Justicia civil ordenó que pague $ 80.000 por presunto contrabando de obras de arte y antigüedades a los Estados Unidos. 

Matías Garfunkel ya había sido procesado en la causa y se le aplicó un embargo de 35 millones de pesos.

¿Cuáles son las obras en cuestión? Una escultura del italiano Rembrandt y hasta un mueble Ruhlmann, que fueran subastados por la casa prestigiosa casa Christie’s en Nueva York.

En su momento, la Justicia investigó y confirmó con la Aduana que no había documentación sobre la salida del país de las obras de arte. Aunque, sí, Christie´s informó que se habían vendido. En aquel entonces, Garfunkel le adjudicó la responsabilidad a la casa estadounidense, que hizo su defensa aportando diversa documentación.

Según publicó Perfil, el procesamiento lo firmó el juez en lo penal económico Gustavo Meirovich. La causa penal derivó de una denuncia realizada por el abogado Adolfo Alejandro Verra, ex abogado de Garfunkel, que le inició acciones por unos honorarios pendientes y en su momento le trabó un embargo sobre algunas de las piezas de arte que luego se subastaron en Estados Unidos. Luego saltó al fuero civil.

La noticia, claro, explotó en las redes sociales. Roberto Giovagnoli, periodista de Radio Nacional, escribió en su cuenta de Twitter: “Ah pero este muchacho es un ladrón polirubros“.

Luis Juez: “Si a Macri le va mal, nos va mal a todos”