El mítico líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, estuvo en la semifinal del Mundial de Rusia entre Francia y Bélgica.

Jagger vio el partido desde el palco pero aún no se revelo a que equipo apoyó entre estas dos selecciones europeas. En este partido también estuvieron presentes el presidente francés Macron y los reyes de Bélgica, Mathilde y Philippe.

Pero lo increíble de todo esto es que existe una supuesta maldición que afecta a los equipos que esta leyenda de la música apoya. Un ejemplo de esto fue en Sudáfrica 2010, cuando en los octavos de este torneo, Jagger apostaba por Estados Unidos, pero perdió 1 a 0 contra Ghana.

Hasta ahora el músico no había parecido en los partidos previos en este Mundial, como si lo había hecho en otros como en el 2014 en el recordado partido en el cual Brasil perdió 7 a 1 contra Alemania. “Puedo hacerme responsable por el primer gol que metió Alemania pero no por los otros seis”, había expresado Jagger ese año.