La Cámara de Diputados tuvo su sesión preparatoria donde juraron 127 legisladores nuevos que fueron elegidos en las últimas elecciones. Se trató de una jornada muy particular, cargada de perlitas que quedarán en el recuerdo.

En la previa, Daniel Scioli era uno de los diputados electos donde se ponían la mayoría de los flashes, al igual que Martín Lousteau y Elisa Carrió que renovó. El ex candidato a presidente por el Frente para la Victoria mantuvo un perfil bajo, aunque en el momento de su jura no pudo evitar estar en boca de todos ya que se habían olvidado de nombrarlo y él se mandó igual.

El resto de los diputados fueron pasando con total normalidad aunque sorprendieron por sus juramentos. Los de la izquierda lo hicieron por Santiago Maldonado y los trabajadores, mientras que la mayoría de los K por “Perón, Evita, Néstor y Cristina”.

LEA MÁS  Una diputada de Cambiemos fue la primera en recibir un nuevo despacho

La Sesión terminó durando más de lo previsto y fueron varios los diputados que salieron al pasillo continuo del recinto a fumar y tomar un poco de aire. Máximo Kirchner fue uno de ellos, siempre con un look informal. Mientras que a Luciano Laspina del Pro se lo vio cerca de sus hijos que lo acompañaron en todo momento.

Los palcos estuvieron copados por familiares y amigos de los nuevos diputados. Mantuvieron respeto y no pasó nada de lo que ocurrió en la Legislatura Porteña.

En Pasos Perdidos esperaba la prensa y el resto de asesores. Todos lo siguieron por una tv instalada y fueron de los pocos privilegiados que pusieron pasar, ya que la seguridad fue reforzada y dejó incluso a mucha gente fuera.

Dentro del recinto estuvo el Jefe de Gabinete Marcos Peña, quien Emilio Monzó saludó publicamente cuando volvió a tomar el control de la Presidencia de la Cámara gracias al voto de todo el recinto menos la izquierda. Sin embargo, Peña para ese entonces ya se había ido…

LEA MÁS  El kirchnerismo le enrostra al oficialismo que "no recorta jubilaciones"

Afuera del Palacio, con mucho calor, se pudo ver a la militancia de Espinoza. El Pj de La Matanza dijo presente en buena cantidad y cortaron por momentos la calle. Igual, dentro, muchos ni se enteraron.

Otra nota de color la dio la diputada en suspenso, acusada de maltrato. Picetti llegó con un escribano, libró un acta y se retiró. Sueña con asumir, aunque en Cambiemos no quieren saber nada. Su reemplazo en la lista todavía no puede jurar por eso fueron 127.

Sobre el final, la oposición se unió en un reclamo: quieren más sesiones ordinarias. Le pidieron a Monzó y él respondió de manera positiva, aunque pareció más a una formalidad que a un cambio de modalidad. El nuevo Congreso ya funciona y tendrá un diciembre cargadito.