En el primer año de mandato de la gobernadora María Eugenia Vidal, fue anunciada con altoparlantes la ley que cambiaría la ecuación de los Barones del Conurbano: el fin de las reelecciones indefinidas de los intendentes. Sin embargo, en el mismo paquete de transparencia y luego de reclamar en campaña que los concejales debían tener dedicación exlusiva “para atender los problemas de los vecinos” también se aprobó la incompatibilidad de funciones. Pero poco después fue eliminada y decenas de concejales de Cambiemos continúan con las bancas y también en cargos nacionales, provinciales, y organismos como ANSeS, PAMI y otros.

El artículo 2 de La Ley 14836, establece que las funciones del intendente y concejales son incompatibles con las de gobernador, Vice, Ministros, miembros de los poderes Legislativo o Judicial Nacional o Provincial. Pero también, “con las de funcionario o empleado a sueldo del Poder Ejecutivo Nacional o Provincial, sea en la administración central, organismos descentralizados o entes autárquicos”. La ley se promulgó el 14 de septiembre de 2016.

Sin embargo, el 9 de enero del año pasado, poco más de 100 días después, el Ejecutivo promulgó la Ley 14872, que también tiene como clave el artículo 2. Allí suspenden la medida anterior y posibilitan a los funcionarios de Cambiemos a asumir en los Concejos, aunque mantienen sus cargos.

Entre los destacados aparece Alex Campbell, concejal en San Fernando y subsecretario de Asuntos Municipales de la Provincia; Lucas Delfino, concejal en Hurlingham y subsecretario de Asuntos Municipales de la Nación; Ezequiel Pazos, concejal de José C. Paz. Subsecretario de políticas sociales del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia; Gabriel Mércuri, concejal en Lomas de Zamora y subsecretario de Desarrollo Social de la Provincia; Evert Van Tooren, subsecretario de Tierras, Urbanismo y Vivienda de la Provincia y concejal en Esteban Echeverría; Gabriel Kunz, director de Deportes de la Provincia y concejal en Berazategui.

El doble cargo se expande por la mayoría de los municipios en los que Cambiemos no gobierna. En muchos casos renunciaron a la dieta de concejales, pero aunque en las redes se muestran en los barrios, continúan con los dos cargos que la propia gobernadora había pedido que no ocuparan.