El ministro de Cultura se cruzó duro con cineastas por el caso INCAA. El video.

Tras el furibundo despido de Alejandro Cacetta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), y la oleada de repudios de primeras figuras del espectáculo, el ministro de Cultura, Pablo Avellutto, fue catapultado a defender la lucha contra la corrupción en ese organismo. Elogiado públicamente por el presidente Mauricio Macri y denostado, entre otros, por el actor Viggo Mortensen, Avelluto protagonizó un duro contrapunto, sin cruzarse en un estudio televisivo, con el director Luis Puenzo, ganador de un Oscar, y el senador y cineasta Fernando “Pino” Solanas ¿Qué se dijeron?

Avelluto estuvo en el programa “50 minutos” para explicar la expulsión de Cacetta, que incluso provocó el enojo de Juan José Campanella, otro premiado con el Oscar y firme promotor de la movilización de apoyo al actual Gobierno, el pasado primero de abril. “Fue una horrible y torpe opereta”, denunció el director de “El secreto de sus ojos”, antes de ser recibido por el jefe de gabinete, Marcos Peña, en obvia crítica a lo difundido en un programa conducido por Alejandro Fantino y Eduardo Feinmann.

LEA MÁS  Lombardi quiere quedarse con un emblemático bar de Perón

“Cacetta no se animó a meterse en los bolsones de irregularidades (del INCAA). Sus explicaciones no nos dejaron satisfechos y le pedimos que diera un paso al costado. Todos los hechos de corrupción ocurrían en su órbita, por debajo de él, y no se metía en esas zonas opacas”, argumentó Avelluto ante María O´Donnell.

El funcionario aseguró que el gobierno “no está en contra del cine nacional” y que mantendrá el Fondo de Fomento, que actualmente es de 1800 millones de pesos. Dijo entender la posición “emocional” de los artistas, pero insistió en que no se podía tolerar más “la falta de transparencia” en el INCAA.

Luego, en una mesa aparte, expusieron Puenzo y Solanas. El director de “La historia oficial”, señaló que hubo “una operación miserable y mafiosa” por parte del programa de Fantino contra Cacetta y que no creía los dichos de Avelluto porque nunca se dio intervención a la asamblea general y al consejo del INCAA, que es un organismo autárquico.

LEA MÁS  Lombardi quiere quedarse con un emblemático bar de Perón

Se quejó Puenzo que Avelutto no quisiera intercambiar opiniones con ellos e incluso lo tildó de “mentiroso”. “Acá hay daños colaterales que tienen que ver con el dinero y el gobierno no le saca nada a los cables y a los grandes medios”, indicó Puenzo. Aunque inmediatamente, reveló que había tomado un café con el nuevo titular del INCAA, Ralph Hayek, para “tranquilizar”, debido a que existe un proyecto oficial para la industria que en su criterio se mantiene bajo llaves y no se discute. “El gobierno nos trata como chicos”, apuntó.

“Pino” Solanas, también fue escéptico sobre la posición de Avelluto e insistió que llevará adelante una interpelación parlamentaria, al margen del planteo de la senadora Liliana Alegre de Alonso, sobre los presuntos planes del macrismo para “desfinanciar” al sector. Mencionó Solanas la renuncia en solidaridad de Pablo Rovito, a quien definió como un funcionario “digno”.

Las críticas de Solanas fueron más amplias y abarcaron los beneficios dados a los sectores exportadores sojeros, las empresas telefónicas y mineras.

Lombardi se cruzó con una senadora y se fue de una reunión