Está claro que Mauricio Macri lleva el deporte en la sangre. En enero, el presidente viajó a Moscú, se reunió con Vladimir Putin y, claro, hablaron del Mundial de Rusia. Ahora, Macri tuvo otro encuentro protocolar en el que también se habló de fútbol.

En esta ocasión, Macri recibió en la Casa Rosada a Kolinda Grabar-Katarovic, presidente de Croacia. Más allá de afianzar las relaciones entre ambos países hubo un tema que no pasó desapercibido: el duelo entre Argentina y Croacia del próximo 21 de junio por la segunda fecha del Mundial.

Así, entre chistes y chicanas, la presidente de Croacia le hizo un particular regalo: la hermosa camiseta del conjunto europeo con el nueve en la espalda y el nombre de Macri.