Hay un recuerdo permanente con el Fondo que siempre suena a pesadilla. Un testigo de aquellos años en default, en el que un presidente interino como Duhalde fue a tirar la manga a los entonces directores, todavía recuerda los detalles.

Se trató de un acuerdo financiero stand by durante la presidencia de Eduardo Duhalde, con Roberto Lavagna como ministro de Economía. La negociación estuvo a cargo del entonces presidente del BCRA, Alfonso Prat Gay, con el director gerente del Fondo, Horst Köhler.

La primer reunión se hizo en México, Monterrey, y el ex presidente la sufrió como un suplente de la B. Estuvo tres horas en un banquito esperando con el canciller Ruckauf, viendo pasar a otros países como Nigeria y Haití. Cuando lo atendieron los Directores del Fondo escucharon impertérritos, hasta que le preguntaron al Cabezón: “Disculpe , usted fue vice de Menem, y usted fue gobernador de la provincia“. La lección fue “ustedes son parte del problema”.

Esta “anécdota” debería ser revisada por el actual gobierno. Es cierto que Macri, liderando una nueva fuerza política, tiene más chances de ser creíble, pero las sobreactuaciones de la última semana no dieron con la tecla de lo que está sucediendo.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, por ejemplo, dijo que para él este no es el peor momento de la actual administración sino que lo fue el arranque con la herencia. Si se tomara este punto como cierto, ¿termina siendo un reconocimiento de que faltó sinceramiento y crudeza ni bien se ganó al Kirchnerismo?

A todo esto, Melconian rompió su silencio de una semana y chapoteó la zanja del rioba: “Estuvieron pelotudeando dos años”. Marcos contestó con fineza.

Otros apelaron a impulsar un sinceramiento y sin replicar el “Jaime andate”, de Elisa Carrió, apuntaron a la mala comunicación de estos tiempos.

Rosendo Fraga dijo que no hay que dar ya por cerrado el acuerdo con el Fondo. Destacó las contradicciones: “Primero se dijo que ya estaba y lo que se aceptó es comenzar a negociar, luego que iban a ser 30 mil millones de dólares y como mucho prestan 21 mil, y para remate se dijo que eran sin condiciones y las habrá”.

En tanto, para el economista Juan Carlos De Pablo “el gobierno se equivoca en ver en esta crisis razones de mayor peso externo que las equivocaciones internas”.

Optimistas piensan que el Fondo cerrar un acuerdo rápido con la Argentina ya que dejarla caer en plena inestabilidad política de Brasil sería suicida. A la vez, Argentina es sede del G20. Un anfitrión en llamas no sería una buena señal para los países poderosos. Trump lo tiene en agenda telefónica a Macri.

Sobre el pucho, se espera el Super martes de acción Lebacs. Son 654 mil millones de pesos que vencen mañana. La apuesta al dólar sostenida por estos días tuvo que ver con aquellos inversores que ya no confiaron en las letras estrella para ganarle a la inflación. Hay esperanzas en que se aflojen algo las tensiones y sino seguirá el baile pero ya sin los globos.