La zona de Retiro es tierra de nadie. Llegar en auto o colectivo a los tribunales de Comodoro Py y de Inmigrantes es casi una tarea imposible por las obras de la “Autopista Paseo del Bajo“. Dar la vuelta manzana puede demorar hasta 30 minutos. Y todavía no llegamos a marzo. Por eso, el gremio de los empleados judiciales le mandó una nota al presidente de la Corte Suprema. Piden una solución urgente.

Los colectivos de linea y autos particulares dejaron de ingresar para evitar demoras insostenibles. Como consecuencia, los trabajadores deben circular a pie distancias mucho más grandes, con el riesgo que trae aparejada la inseguridad de la zona. Además los citados no llegan a tiempo y el Servicio Penitenciar Federal sufre grandes retrasos (para transportar a los detenidos“, enumera la carta firmada por Piumato y enviada a Ricardo Lorenzetti.

Y cierra con un pedido de medidas urgentes: “Considero imprescindible llevar adelante las medidas que estime necesarias para que quienes tiene a su cargo el ordenamiento del tránsito lo ejerzan a la brevedad“.

En la actualidad hay una decena de agentes de tránsito en los alrededores de Comodoro Py y del edificio de Inmigrantes pero el caos de transito que generan los camiones es tan grande que no dan abasto.