Cuando asumió como presidente de la AFA, tras la muerte de Julio Grondona, jamás se imaginó que su carrera como dirigente del fútbol iba a sufrir semejante recaída. Que su rica y dilatada trayectoria podía ser pisoteada y mirada de reojo, especialmente frente a sus pares, “Le quedó grande el puesto”, dicen sus colegas. “Sufrió mucho. Es buen tipo y quiso quedar bien con todos. Acá, eso no se puede porque te clavan un cuchillo por la espalda”, indican otros.

¿Dónde está Luis Segura? ¿Qué es de su vida? Hace mucho tiempo que no se ve al dirigente públicamente. Luego de pegar el portazo en la AFA, decidió alejarse del fútbol, al menos por un tiempo. “Está involucrado en sus negocios particulares: las farmacias San Pedro y los alfajores Amalfi. Las había descuidado mucho cuando estuvo al frente de la AFA “, contó un dirigente que lo conoce mucho.

La cruel realidad golpea a Segura en el presente ya que ni siquiera puede ir a alentar a su querido Argentinos Juniors, club del que fue presidente durante muchos años y con el que consiguió el título del Clausura 2010. La última vez que fue, los socios lo maltrataron: hubo insultos y recriminaciones. Le reclaman que dejó las arcas del club en ruinas y con una deuda gigante, de más de 250 millones de pesos.

Recluido en su casa en el country de Pilar, festejó en silencio el nuevo ascenso de Argentinos. Lo hizo de la mano de su novia, la hermana de Gastón Machín, uno de los símbolos del actual plantel del Bicho. Mientras tanto, espera que a los socios se les pase la bronca para poder ir a la cancha de La Paternal.