Dijo que las elecciones de mitad de término deberían erradicarse por “destructivas”, ¿Por qué plantó, en el debate político, esta sorpresa?

“Me parece que lo más efectivo sería pensar que, en vez de alargar la presidencia a seis años, por lo menos durante un tiempo evitar la elección de medio término”.Lo dijo la semana pasada Gaby Michetti. Quedó como una frase suelta, de una vice que no parece estar en las definiciones principales del gobierno.

Y luego, explicó: “En algunos países de América Latina, que necesitaban generar cambios estructurales y se daban cuenta de que la competencia destructiva que tenemos en los años electorales les terminaba rompiendo lo poco que iban avanzando, decidieron por un tiempo hacer 4 años sin elección intermedia”.

LEA MÁS  Macri y Cristina coinciden en Mar del Plata, mostrando dos caras de la campaña

ExpedientePolítico pudo saber que la idea de ir a un sistema electoral como a la Chilena seduce al presidente Macri. En Chile, las elecciones parlamentarias se hacen cada cuatro años, conjuntamente con la elección de Presidente de la República.

Ya hay borradores pero cajoneados hasta que se sepa el resultado de las elecciones de este año. En provincia de Buenos Aires, Vidal instruyó para ir a la larga a un sistema Unicameral y achicar el gasto de la política,

Michetti, inclusive, agregó el disparador de volver a períodos de elección presidencial, cada 6 años , como antes de la reforma del 94.

Las fuentes consultadas por este medio reconocen que está en las carpetas de proyectos de la Rosada plantear una gran reforma electoral, la misma que en puntos menos ambiciosos quedó atragantada en el 2016 por falta de apoyo en el Congreso. Ahora, siempre y cuando se ganen las elecciones de octubre, hasta se sueña con otra reforma Constitucional, que prolongue el período presidencial , para cumplir un ciclo de 10 años, que es lo que calculan podría durar la transformación soñada.

LEA MÁS  Patricia Bullrich se quedó fuera del búnker y vivió los resultados con sus militantes

El grave problema que tiene Macri es que marzo y lo que vendrá en abril, provocan un fuerte desgaste en el Poder Ejecutivo ante la alta taza de conflictividad laboral. Sin un triunfo, en las legislativas, sobre todo en provincia de Buenos Aires, no habrá Reforma electoral ni muchos otros planes para Cambiemos.

Luis Juez: “Si a Macri le va mal, nos va mal a todos”