Tras el almuerzo con Pichetto y otros senadores del PJ dio señales de dar pelea frente a Cristina. ¿Se animará frente a quien fue su jefa política?

 

La incógnita de otoño se va acercando. Ya puesta en capital Federal Lilita, Cristina solo piensa en su enemigo interno y en Bonadío. El gobierno que la querría en la cancha para agudizar la Grieta y sacar “vantajita” electoral, puede alimentar un “monstruo” que por ahora sigue mudo: Florencio Randazzo.

Como aquel general democrático de Alfonsín que tardó una eternidad en reprimir a los sublevados cara pintadas, el Flaco “bueno” se toma sus tiempos.

“Está muy activo pero aun no quiere blanquearlo en los medios”, dijo uno de los senadores off tras el almuerzo de la semana en el despacho de Miguel A. Pichetto. El ex Ministro de Transporte recorre distrito por distrito de la provincia de Buenos Aires, sin avisar a los periodistas.

LEA MÁS  Triaca: una foto con sindicalistas dialoguistas y distancia con Moyanistas

Para el kirchnerismo pura cepa se diluyó la posibilidad de unidad y frente único con MagliarioScioli . El juego está abierto.

Las señales son las de un dirigente que quiere jugar y tomarse la revancha tras el ninguneo de la ex mandataria que prefirió ir por la derrota fangosa de Aníbal Fernández.

Hay otro dato importante en el futuro armado de Florencio y es que no solo recoge frutos dentro de un peronismo que quiere nuevo ropaje sino que se recuestan en su futura candidatura las organizaciones sociales piqueteras como las lideradas por Emilio Pérsico. El enlace es el senador Juan Manuel Abal Medina.

LEA MÁS  Los tres que definieron el caso Freiler

Las organizaciones sociales aparecen articuladas por la figura del cegetista Juan Carlos Schmid. Intendentes, CGT y piqueteros es el espinel que toca el ex funcionario.

Randazzo recibe mimos hasta de un sector empresario que pierde la paciencia con el equipo económico de Macri pero sabe que peor sería que gane y vuelva Cristina.

Paciencia piden los punteros y armadores. Se acerca una definición en el concierto del planeta peronista. Del otro lado comienzan a dudar que sería mejor ante un panorama electoral muy abierto y en el que el oficialismo no tiene nada garantizado.

 

Canaletti toma la tarde de TN