Mientras veraneaba en Brasil, una turista argentina lo reconoció y lo encaró al grito de “ladrón hijo de puta devolvé la plata”. El ex titular de Aerolíneas debió campear la situación que por suerte no pasó a mayores ya que tras los epítetos los ánimos amainaron.