Cambiemos y el PJ se quieren despegar del gobernador. Los antecedes y la foto con Macri que no fue.

El escándalo narco en Itatí se llevó puesto al intendente de la ciudad correntina y desató una batalla política en la provincia que puso en jaque también al gobernador de Cambiemos, Ricardo Colombi.

El edil provincial, que supo ser radical K, quedó en la mira. Tenía una relación cercana con el ex intendente destituido, y en diciembre había detenido un operativo narco de la policía de Santa Fe por un tema “jurisdiccional”. “Es imposible que no estuviera al tanto de lo que pasaba en una ciudad de menos de 10.000 habitantes“, dicen en la misma Itatí. Él, igual, se subió al operativo que montó Patricia Bullrich en Corrientes el último martes.

Políticamente también quedó en jaque. Este año hay elecciones en Corrientes y la amenaza de perder la gobernación en manos del peronista Camau Espinola ya era importante antes de esto. Si bien Colombi no puede ser reelecto, quiere imponer su candidato. El oficialismo provincial se defendió diciendo que Terán y el vice intendente Aquino también destituido fueron elegidos en la boleta del FpV, pero en el peronismo empezaron a atar cabos y hacer públicos los vínculos con Colombi.

Dentro de Cambiemos está el folclorista Antonio Tarragó Ros, quien mantiene una mala relación con Colombi ya que este le pidió al gobierno nacional que no lo deje jugar este año. Ahora el artista quiere sacarlo de Cambiemos y busca el apoyo de la Rosada.

En el medio de todo esto, Macri suspendió una visita a Corrientes que tenía previsto para esta semana. Quiso evitar la foto a solas con un Colombi que está cada vez más solo y la justicia comienza a acecharlo.

Carolina Stanley: la cara sensible que garantiza el diálogo con los piqueteros