Rolando Graña arrancó con su nuevo programa de los viernes, luego de ser desplazado de su segmento habitual para el desembarco de Luis Majul. El programa tuvo un perfil crítico muy marcado contra el Gobierno y puso al aire un informe especial sobre los “mitos K”, denuncias mediáticas contra el gobierno kirchnerista que no avanzaron en la Justicia.

La denuncia fallida más conocida es la de Myriam Quiroga, que apenas salió en TV hablando de bolsos con dinero se desdijo ante a Justicia. Finalmente la causa se cerró hace pocos meses.

El informe incluyó la denuncia sobre la supuesta bóveda de Lázaro Báez, aunque ese caso estuvo plagado de irregularidades y hasta el propio denunciante fue amenazado.

En la calle quedó instalado que Aníbal Fernández mando a matar a los del Triple Crimen“, dijo Graña en el debate posterior como si fuera otro mito urbano. Lo cierto es que ese caso sigue bajo investigación. La hipótesis principal, que acusaba a Pérez Corradi, hoy está en duda.   

El informe, en cambio, también rescató los casos “serios” corrupción. Ricardo Jaime, Lázaro Báez y José López son algunos de los nombres. La balanza no parece pareja.