Desde una cuenta bancaria de Carlos Tevez se giraron 550 mil de dólares a una cuenta en Suiza ligada a los hijos del empresario Lázaro Báez. La noticia, revelada por La Nación, no tiene demasiada trascendencia para la causa de la “ruta del dinero K”, pero estalló en todos los medios y dañó la imagen del futbolista.

Durante las últimas 48 horas, el mundo del futbol dejó pasar el tema y nadie se animó a preguntarle a Tevez en persona. El futbolista atendió a la prensa en una conferencia de prensa y habló de Boca, de River, de la final de la Supercopa y mucho más. Sin embargo, nadie le preguntó sobre el depósito.

Tras casi media hora de preguntas y respuestas futboleras, el periodista Martín Arévalo le acercó su móvil a Carlitos para una breve entrevista en La Red. Fue entonces que Gustavo López tomó la posta en un mano a mano. Pero el conductor del programa deportivo lo consultó sobre los penales, y demás yerbas. Nada del asunto de Lázaro Báez.

El que salió a hablar del tema incómodo fue su manager, Adrián Ruocco, quien eligió el programa de Alejandro Fantino para intentar aclarar la situación.

En 2012 Tévez era residente fiscal en Inglaterra y necesitaba repatriar fondos para sus gastos personales, necesitaba mandar plata para la Argentina. La cuenta era una cuenta declarada y tenía otra cuenta en Suiza. La casa de cambio da una instrucción y comete un error“, explicó Ruocco. Llamó la atención el tenor de las preguntas. El manager nunca se sintió apretado y pudo dar la versión oficial sin problemas.

Según trascendió, Tevez no es el único del ambiente del fútbol que hizo un depósito. El otro apuntado es Gabriel Heinze. El técnico de Vélez habría hecho un depósito por 180.000 verdes en febrero de 2012. Ahora, la Justicia investiga los motivos por los que ambos realizaron las transferencias. Y si hubo evasión.