El diario Clarín reveló que Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner, se reunió con varios jueces de la Corte Suprema como parte de su trabajo de lobbysta de Cristóbal López, investigado por apropiarse de 8.000 millones de pesos del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles que habían pagado los clientes de la petrolera OIL. Obviamente la intención es mejorar la situación judicial del empresario kirchnerista, hoy preso en la cárcel de Ezeiza.