El fin de semana, antes de declarar en Comodoro Py, Máximo Kirchner participó en un plenario de Unidad Ciudadana en la Cooperativa de Curtidores (ex CIDEC) de Hurlingham, donde habló del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido. Hoy nuestro bloque tiene un diputado menos por la ilegal y arbitraria detención de Julio de Vido. Lo mismo ocurrió con Amado, al punto de la estigmatización de la oposición, mencionó el hijo de la ex presidenta rodeado por los diputados Carlos Castagneto y el sabbatellista Adrián Grana.

La frase llegó horas después de las declaraciones de la mujer de De Vido, que se quejó públicamente por los dichos de Cristina. Minnicelli dijo que no bancó públicamente a su marido como hubiera querido.

Recordemos que Máximo no apareció por la Cámara de Diputados cuando se definió el desafuero de De Vido. Luego vino la detención y las cartas “tumbaras” de De Vido.

LEA MÁS  Diputados del FpV harán del Día del Militante un Día de la Lealtad a los presos K

En el discurso de este fin de semana, Máximo también cuestionó al Gobierno. “Han endeudado el país a cien años. Eso lo podía hacer hasta un jugador de PlayStation”, remarcó en tono irónico.

Al encuentro no fue el propio intendente local, Juan Zabaleta que este año apoyó a Florencio Randazzo y luego saltó al cristinismo.

En medio de la puja por el liderazgo del peronismo bonaerense, que esta semana define las listas para la elección del 17 de diciembre, ningún intendente del Gran Buenos Aires fue al plenario.

“Tenemos que ser una oposición frontal, porque con la conducción de Cristina vamos a volver”, aseguró Martín Rodríguez Alberti, el camporista presidente del Concejo Deliberante de Hurlingham y primer candidato a concejal en octubre, derrotado a manos de Cambiemos, que ofició de anfitrión.

A su vez, el hijo de la ex presidenta y senadora electa, cargó contra Cambiemos: “Se quedaron con el Consejo de la Magistratura. Hay una banca ocupada ilegalmente por el señor Pablo Tonelli, que corresponde al FPV como primera minoría. De esa manera tienen a todos los jueces con la pistola en la cabeza, que si no hacen lo que quiere el gobierno… chau te fuiste. Imagínense que en ese lugar, que muy valientes tampoco son, hacen lo que quiere el gobierno. Imaginen a los diputados que quisieran votar en contra, si votan en contra va cualquier perejil, hace una denuncia, te arman una causa y dicen que es obstrucción de la Justicia y te llevan”.

LEA MÁS  La teoría del baúl y el teléfono olvidado, mitos y verdades de la maniobra de De Vido para salir de su casa

Sobre el final del encuentro de tres horas, en el que participaron unas 800 personasde divididas en 30 comisiones, Máximo Kirchner afirmó: “Sabemos que podemos tener un país diferente a este que nos proponen”. Y agregó: “Les pido a los dirigentes sindicales que no tengan miedo. ¡Qué se la jueguen!”.