Se sabe que Alberto Fernández es un hincha fanático de Argentinos Juniors. Lo dice cada vez que puede y hasta el club de La Paternal se lo reconoció en el último partido en La Paternal, en el entretiempo del duelo con River: le regalaron la camiseta número 19.

Sin embargo, en la vida de Fernández también está Boca. Es que su padre era hincha del Xeneize y a los ocho años tenía un palco en la Bombonera. Pero, ¿qué pasó? A los 11 se hizo hincha de Argentinos porque varios compañeros del colegio Avelino Herrera le contagiaron esa pasión.

La escuela quedaba a 10 cuadras del estadio y, desde entonces, acompañó al Bicho a todas partes. Incluso estuvo en la cancha de Ferro, cuando Argentinos mandó a San Lorenzo a la B, en 1981.