El Juez Bonadió fue en Recoleta lo que el General Bendini fue para Néstor cuando lo mandaron a descolgar los cuadros de Videla en el Colegio Militar.

Por supuesto que el magistrado no estuvo en el coqueto departamento de Recoleta.Fueron sus delegados judiciales en un procedimiento formal de pertenencias personales de la líder de Unidad Ciudadana que se encuentra interdictas por la causa de los cuaderno.

Cristina tampoco estaba en el departamento donde se montó un show de fin de año. La virtual candidata a presidente se encontraba en la casa de su hija, Florencia, cuidando a la nieta Elena.

El día elegido para el ruidoso procedimiento fue el mismo de los anuncios de tarifazos por parte del gobierno. La oposición así lo entendió…