El cimbronazo de las elecciones dejó de consecuencias de todo tipo. El Gobierno quedó KO y en la mesa chica analizan medidas para paliar un poco a la clase media y soñar con el milagro en octubre.

Elisa Carrió fue una de las pioneras. Rápidamente, ayer tuiteó: “Es importante que el Gobierno suba el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y otorgue una moratoria para las pymes“. La diputada cree que hay que mandar un rápido mensaje y que el Congreso es el medio para llevarlo adelante. Para eso le pidió a  Mario Negri, presidente del interbloque, una reunión formal.

Además, contó que se reunió con Macri y que “hay compromiso y trabajo conjunto de correcciones políticas y económicas”. Tras su discuro encendido del domingo por la noche, ahora quiere ser la jefa de buenas noticias.

La decisión política es avanzar, pero antes el presidente ya le pidió a Dujovne que analice estas medidas para que impacto fiscal pueden llegar a tener.