Cómo sigue el día a día de Télam y la TV Pública en la tensión con el Mileísmo

En la Agencia estatal siguen cobrando sin trabajar. En el canal hay indicios de un relanzamiento con productoras.

El mundo de los medios de comunicación estatales en la etapa Milei tiene contrastes pero una misma dirección: la motosierra. En la agencia de noticias Télam las puertas siguen cerradas. De nada sirvieron las protestas sobre el peligro de las fuentes laborales y la concentración mediática al no tener la herramienta de una cobertura federa del país. Los empleados de la agencia permanecen en sus casas, algunos haciendo un cobertura sindical paralela, y la mayoría pensando entre adherir a un retiro o seguir cobrando sin trabajar.

Hay algunos casos de trabajadores de prensa que fueron re absorbidos en la Tv Pública o en Radio Nacional, pero son muy pocos los que tuvieron esas suerte en base a contactos políticos. Para el gobierno de Milei el principal “elefante” como símbolo de cambio cultural es Télam. La bandera es simbólica.

En tanto, la Tv Pública sigue con la resistencia interna del poder gremial, que se sabe está mucho más solidificado. El último feriado 25 de mayo, el sector sindical le ganó una mini pulseada al gobierno. Resulta que el anterior feriado, 1 de mayo, la intervención del canal rechazó el modelo de 80 trabajadores cobrando extras y prefirió quedarse sin cobertura de noticiero. Lo mismo iba a pasar el 25 M pero debieron ceder ya que desde presidencia ordenaron una amplia cobertura del acto patrio, ante la visita de Milei a la provincia de Córdoba. 

A la vez, el interventor Diego Chaher decidió hacer una suerte de relanzamiento de la programación haciendo acuerdos con productoras privadas. La beneficiada resultó la productora que conduce el Chato Prada, quien se estaría separando de su mentor Marcelo Tinelli.  La idea es hacer un magazine de actualidad, conducido por Denise Dumas.

En radio Nacional, bajo la conducción de Héctor Caballero, son puntuales los recortes como el de eliminar algunas corresponsalías especiales, una de ellas la cobertura dese Roma abocada al Vaticano. Lo demás, es mantener el status quo.