Habían pasado las 13, pero se sabía que no se podía dar información hasta las 21. El boca de urna, esta vez, debió esperar y los medios de comunicación aguantaron esa veda de tres horas. Claro que hubo excepciones. Como Crónica TV, por ejemplo.

Mientras en algunos canales hacían análisis políticos y ya hablaban de una diferencia a favor de los Fernández, el noticiero de Crónica apelo a un método futbolero e ingenioso: Argentinos 42 – Boca 34.

La traducción es evidente: Alberto Fernández es un reconocido hincha del Bicho, mientras que Mauricio Macri es del Xeneize.