La Comisión Directiva de Vélez resolvió la expulsión de Mauro Zárate como socio del club basándose en el artículo 28 del estatuto. Sus declaraciones y gestos colmaron la paciencia de los hinchas y también de los dirigentes. La bomba estalló cuando Boca venció al equipo de Liniers por penales en la Copa de la Superliga y el delantero dijo: “Pasó el más grande”. El presidente de Vélez, Sergio Rapisarda, había anticipado que “nosotros nos debemos a los socios”.

Este caso, no sorprende en el fútbol argentino. Ya son varios presidentes que se olvidan de su investidura y se disfrazan de hinchas. Todos, sin excepción, tuvieron su desliz que no suma a frenar la violencia en el fútbol .En Boca, Daniel Angelici celebró el pase de Boca a la semifinal y se expresó en Twitter: “El único grande”. Antes se había pronunciado sobre la posible unión entre Boca y River para compartir un estadio: “Nuestros club es demasiado grande”.

También en Racing se captó a su presidente, Víctor Blanco, cantando contra Independiente en un casamiento. Fue filmado junto a Horacio Rodríguez Larreta entondando el “un minuto de silencio, para el Rojo que está muerto” y “si la nuestra es una hinchada diferente, no es amarga como la de Independiente”.

River, claro, no se queda atrás. El presidente Rodolfo D’Onofrio le puso pimienta al cumpleaños de Boca, en abril. “He escuchado un montón de bromas, todos los días. Hace un rato me mandaron una. ¡Mirá qué mala suerte! Son 114 años, mirá la mentalidad del hincha, qué ingeniosos. 114 años cumple Boca y 114 días pasaron del 9 de diciembre”.