En Intratables uno de los temas principales fue el escrache que sufrió Baby Etchecopar. Diego Brancatelli tomó la bandera y repudió al conductor. “Nosotros tenemos que ser responsables. Tenemos un micrófono, somos comunicadores. No podemos dejarlo pasar”, dijo el periodista kirchnerista.

Del Moro, enseguida, le saltó a la yugular y le tiró la chapa encima: “¿Alguien te vino a escupir por el tuit que pusiste? ¿Te escracharon por eso? La postura que yo tengo es la de la libertad y si hubo alguien en este medio que se bancó las espaldas para tenerte sentado a vos y para tener sentados a todos los que están aca fui yo. Me la banqué como un rey y un príncipe. No me corras con eso”.

Así, mientras Brancatelli meneaba la cabeza y se mordía los labios, Del Moro continuó: “Baby tiene derecho a pensar lo que quiere, y la chica con el cartel también. El tema es el cómo. A mí lo único que me preocupe es cómo vamos hacia adelante, cómo evolucionamos como sociedad. Porque escrachando y escupiéndonos, y deseando que a este país le vaya mal no salimos nunca. Me importa el país, dejemos de joder con tanta grieta al pedo”.

Sin embargo, Brancatelli seguí obstinado en darle a Etchecopar: “No podemos permitir que un comunicador le diga renacuajo y mugrienta a una mujer. Repudiemos eso. ¿Cómo le va a decir negra vaga y tortllera? Si no queremos estos actos, empecemos a respetar”. Del Moro le puso fin a la discusión: “¿Quién dijo que fue una maravilla? Acá no estamos discutiendo eso. La discusión la perdemos cuando nos quedamos con la parte chiquita”.