Desmienten acuerdo entre Vidal y peronistas alternativos

En La Nación se informó que la gobernadora pensaba acordar para evitar una derrota, llevando en sus boleta dos candidatos a presidente.

Los días son agitados hasta llegar al cierre de listas. Los nervios contagian la incertidumbre sobre el futuro de Sergio Massa. Donde más se vive con alarma es en la provincia de Buenos Aires. La alicaída imagen de Macri es como un ancla para las aspiraciones de María Eugenia Vidal. Un voto de más o de menos es la vida.

En ese contexto, el periodismo es operable u opera. La Nación señaló en su tapa que la gobernadora estudia acordar con el peronismo alternativo, es decir no k, la posibilidad de tenerlos cobijados en una colectora para que la apoyen como candidata a gobernadora y, a la vez. ella lleve en su lista dos candidatos a presidente: Macri y el peronista alternativo. Una jugada audaz.

Lo cierto es que distintas fuentes de la gobernación consultadas por este sitio señalaron que la noticia “es una locura descabellada”, atribuida a sectores del oficialismo que quieren reflotar el plan V o poner nerviosa al peronismo en medio de sus negociaciones de ampliar la unidad.

El apoderado del PJ, Jorge Landau, opinó que es ridículo el intento: “Un presidente reduciría sus chances firmando un nuevo decreto, ahora de restitución de las colectoras”.

[socialpoll id=”2550735″]

Para la Casa Rosada, la misma especie es una provocación. Macros Peña no aceptaría jamas poner en duda el liderazgo de Macri dentro de Cambiemos. Además, para hablar de una operación de esta magnitud debería el presidente derogar el decreto que firmó eliminando las colectoras.

¿A quien le convenía imponer esta realidad? Claramente es una hipótesis que debilita la figura de Macri presidente 2019.

Hay un sector del establishment que quiere abrir un plan alternativo para evitar el triunfo de Cristina. Por otro lado, el alicaído espacio de Alternativa Federa no tiene posibilidades sin encontrar un candidato solido en el distrito bonaerense. Todos juegan y las especulaciones riegan la cancha.