La sanción leve de la Conmebol sobre el Muñeco Gallardo cayó como un salvavidas de plomo en la dirigencia de River. A las primeras declaraciones pacifistas de D’Onofrio sobrevinieron otras de carácter belicoso, midiendo la temperatura del hincha que siente que van con desventaja a la Final por el escritorio.

Diversas ideas se discuten en torno al presidente de River: ¿Cómo hacer para que Gallardo esté sin estar de cuerpo presente?

Pendientes de lo que haga la imaginación riverplatense, los de Boca planean instalar inhibidores tecnológicos para bloquear cualquier intentona del DT, desde afuera de la cancha. Un partido digno de la inteligencia rusa.

En principio, el técnico sancionado vería el partido en su casa o en la concentración de Cardales. Sin embargo, una idea que germina es que grabe un video motivacional para que los jugadores lo vean en el entretiempo.

Nada dice el reglamento al respecto de que su imagen no se pueda proyectar desde la distancia.

Serían tres videos alternativos, por si River va ganando, si empata, o pierde terminado los primeros 45 minutos.

En tanto, D’Onofrio se alineó cuerpo a cuerpo a Gallardo que sigue creciendo en el corazón del hincha. El presidente señaló que “llegaron al extremo de tratarlo como un delincuente”.