Sin mencionar a Charly García ni al papa Francisco, el ex presidente propuso “una cadena  de oraciones y rezos” para que el presidente acierte con sus medidas económicos…

Entrevistado por radio Rivadaviay consultado sobre el alto déficit fiscal, el endeudamiento, la caída de la industria y el consumo, Duhalde describió a la situación como muy compleja y difícil.

Incluso, se atrevió a compararla con el 1 a 1 de Domingo Cavallo. “Es una convertibilidad de hecho, con un dólar planchado, tasas muy altas”, señaló y manifestó su “alegría” por  el “entusiasmo” que demuestra Macri.

Sin embargo, encendió luces de alarma, al consignar que la etapa actual “es mucho más difícil que la me tocó a mí”. Mencionó que en su momento hablaba y acordaba con Raúl Alfonsín” y estaba el cardenal Bergoglio que “puso la Iglesia y posibilitó un ámbito físico y espiritual para hacer un gran diálogo”.

Lamentó que eso “hoy no se da”, ni el acompañamiento de todo el radicalismo al gobierno nacional para lograr “una convocatoria a todos los sectores para concertar políticas de Estado” con miras al 2019.

Reclamó a los dirigentes terminar con las peleas como “si fueran gallos de riña”, porque “no sirven para nada”. Pidió a la periodista que no se interpretasen sus palabras como que si estuviera echando “nafta al fuego”. Por el contrario, propuso terminar con los agravios y en no machacar con los recientes incidentes en Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner.


“Eso hay que terminarlo….cada día se entiende mejor a (el recientemente fallecido politólogo) Sartori, quien decía que política y medios son dos caras de la misma moneda. Acá se mezcla todo, no se sabe lo que es verdad y lo que es mentira. Hay un gran momento de confusión”, agregó.

Cuando se le solicitó un consejo para Macri, mencionó que con él tuvo y tiene muchos contactos a lo largo de los años. “Somos católicos culturalmente, pero nos estamos olvidando de rezar. Yo rezaría por él y propondría una cadena de oración. Tantas veces me equivoqué! Ojalá me esté equivocando ahora! No importa si creo o no creo en las medidas económicas. Pero hay que rezar por el intento del gobierno….son momentos muy difíciles”.

Angelici es el “canciller” en China para acercar negocios