Durísima respuesta de Alfredo Leuco a las críticas de Tenembaum y Sietecase

A Sietecase lo acusó de ser “el gran operador” del caso de Santiago Maldonado”. Y a Tenembaum lo acusó de hacerle decenas de entrevistas “blandas” a Alberto Fernández. 

Alfredo Leuco le dedicó una durísima columna radial a dos colegas de renombre. La columna se llama “Gracias a Tenembaum y Sietecase“, en alusión a los dos periodistas que lo cuestionaron en un paso radial por su teoría del “Cristinato”, que significa que Cristina Kirchner controla el Gobierno por encima del presidente Alberto Fernández

“Una persona medianamente inteligente no puede comprar ese discurso, pará, metiste 10 adjetivos en dos frases, pero hay un segmento que me perdonen, que no sé si no es inteligente, pero está obsesionado, está enloquecido y lo que quiere es ese discurso”, dijo Sietecase haciendo obvia alusión a las duras críticas de Lueco hacia el kirchnerismo. Sobre el volumen de audiencia, Sietecase agregó que el mensaje anti K va a “uno, o dos, tres puntitos de rating”.

Durante un pase en Radio con Vos, Tenembaum y Sietecase criticaron a Alfredo Leuco tildándolo de “poco inteligente” y de “hacer negocio con la grieta, trabajando para un segmentito de dos o tres puntitos”.

En una respuesta poco habitual, Leuco les dedicó su columna en “Le doy mi palabra”, su ciclo en las tardes de Radio Mitre. Dijo que son “kirchneristas vergonzantes pero tienen una gran vocación docente” y que “deberían afiliarse al gremio de Roberto Baradel a quien admiran y respetan tanto”.

Son kirchneristas vergonzantes pero tienen una gran vocación docente. Deberían afiliarse al gremio de Roberto Baradel a quien admiran y respetan tanto

“Tenembaum y Sietecase se refieren a la teoría del Cristinato. El Cristinato no tiene piedad ni contemplaciones con nadie. Avanza en forma autoritaria, a paso redoblado y tambor batiente. A eso también se le puede llamar nacional populismo o autocracia, como prefiere el presidente Joe Biden. No alertar sobre este peligro real y latente, relativizarlo todo el tiempo, también podría conducirnos a la palabra “cómplice”, lanzó Leuco en su extenso editorial.

 

Y agregó con extrema acidez: “Pido disculpas por ser tan frontal y descarnado en mis adjetivos y opiniones. No me sale ser prudente ni moderado. Tal vez estoy equivocado. Pero sé que ser pecho frío cuando están pasando cosas tan graves en nuestro bendito país, es una tranquilizadora negación y un buen negocio. Pero hay límites. Valores que no deben medirse por la cobardía ni por la especulación”.

Leuco descargó su bronca sin filtros. A Sietecase lo acusó de ser ” el gran operador de esa mentira gigantesca llamada “Macri tiene su primer desaparecido” por Santiago Maldonado”. Y a Tenembaum lo acusó de hacerle decenas de entrevistas “blandas” a Alberto Fernández.

El final del mensaje es imperdible: “Nunca me metí con ellos porque prefiero dar batallas de mayor envergadura. Discutir y criticar a los poderosos, por ejemplo. Y sobre todo cuando están en el poder, como el caso de Cristina, que es la más poderosa de todas. Pero ustedes abrieron las hostilidades y no tengo más remedio que recoger el guante. Retroceder nunca, rendirse jamás”.