La investigación derivada del anillo de brillantes por el cual el juez Norberto Oyarbide habría pagado unos 250 mil dólares es pura espuma: el fiscal del caso aún no requirió si hay elementos o no para impulsar la investigación, aunque ya pasaron casi tres meses que trascendiera el hecho por los medios. La denuncia original tuvo lugar en Tucumán, y luego fue remitida a la Justicia de la Capital Federal. También hay otra denuncia similar en el juzgado federal de Torres que hizo el titular de la bancaria Juan José Zanola por el anillo y por unas costosas vacaciones que pasó el verano pasado en el Caribe y en las que habría gastado 35 mil dólares. Oyarbide –tal cual reflejaron dichos periodísticos- habría dicho a allegados que el costo del anillo es de 250 mil dólares y que lo compró con regalos que le hicieron en los últimos cinco años. Ahora, se lo investiga por el origen de esos fondos. En su última declaración jurada, la de 2010, no justifica ingresos ni bienes para semejante adquisición.  Ahora, el juez Torres remitió el expediente al fiscal Eduardo Taiano para que dictamine si impulsa la causa. Con tantas denuncias en su haber, parece difícil que el anillo pueda incomodar al juez del moñito.