El Cristinismo invertido: ¿es el nuevo Relato?

La intelectual Beatriz Sarlo provocó el debate. ¿Es el actual gobierno un Cristinismo invertido en sus primeras acciones de gobierno?

Sin duda en todo gobernante como sujeto social hay muchos aristas e intereses cruzados. El Macri, que desde un sesgo humano recibe a las hijas de Nisman, no podría ser nunca homologado a la frialdad que tuvo Cristina con respecto al mismo tema.

Otra cara son los DNU (decretos de necesidad y urgencia). Para plantar autoridad de inicio, Macri abusó de esta herramienta: el decreto sobre la incorporación de nuevos integrantes de la Corte o el de la derogación de la Ley de Medios, permiten una lectura crítica que plantea Sarlo.

Sin tener que ver directamente, la detención de la líder social jujeña Milagro Sala por parte del gobierno de Gerardo Morales, tiene -al margen de las simpatías que despierte en sectores antik- una arista complicada. ¿Hay revanchismo en los fundamentos de la detención? ¿Se la detiene por corrupta o por agitar lo social? Sea cual fuera el principio, debiera estar mejor fundamentado.

Sarlo dijo también “Macri parece amable pero es rudo “. Nadie esta ajeno a ser como el presidente, pero una democracia debe plantearse a cada minuto que tipo de liderazgo quiere respetar y asumir. Y estar atentos a lo que viene.