El día que Angelici estalló contra su vice y Macri lo frenó

A fin de febrero, el presidente de Boca le recortó poder a Royco Ferrari, su segundo. La historia.

El 2019 no es un año más en la vida de Boca. Tal como ocurre cada cuatro años, las elecciones marcan el pulso de lo que sucede tanto adentro como fuera de la cancha. Una muestra de esto es lo que sucedió a fin de febrero, cuando Daniel Angelici estalló contra su vicepresidente, Royco Ferrari, y el propio presidente de la Nación lo tuvo que frenar.

Según pudo saber este sitio, la pelea entre el Tano y su segundo, hombre de Chacabuco, fue algo más profunda y escandalosa de lo que trascendió. En aquel entonces se habló de una “renovación de autoridades”, pero distinta fue la historia.

Cabe recordar que Royco Ferrari fue clave en 2015 con la movilización de las peñas del interior en el día de la elección. Aquel diciembre hubo un récord de asistencia en los comicios xeneize y el hombre de Chacabuco tuvo mucho que ver. De los poco más de 11 mil votos que sacó Angelici la mayoría provino por su buen manejo con dichas peñas.

A partir de eso estuvo a cargo de todo el departamento de interior y comenzó a tejer un armado propio para poder sacarle el trono de “heredero” a Gribaudo y ser el elegido para las elecciones de este año. Todo marchaba bien para Ferrari hasta que una serie de audios llegó a oídos del Tano. Allí, el vicepresidente cargaba contra la gestión y destacaba su figuraba como articular del trabajo con el interior.

Angelici escuchó los audios, lo citó en su despacho y se los puso para que lo escuchen ambos. Luego los giró a todos los integrantes de la comisión. Le hizo sentir en carne propia el “fuego amigo”. Ferrari, luego de eso renunció a su cargo en el departamento de interior. Dentro del oficialismo quisieron ir por más y le pidieron su cabeza como vicepresidente, pero Mauricio Macri lo salvó.

El presidente de la Nación tiene buena relación con el hombre de Chacabuco y frenó a Angelici para que no lo sacara del club.

Hoy la relación se recompuso pero todavía no hay “indulto” para quien quiso desafiar al Tano y su heredero. Gribaudo, rápido de reflejos, tomó nota y dividió en 12 personas el nexo con las peñas para que no le suceda lo mismo. Hace 10 días juntó a 1500 personas en una cena en el club -mayoría del interior- donde por si alguno tenía dudas predominó el grito “Gribaudo presidente”.

El oficialismo cree que con este apoyo más una oposición dividida y la amenaza Riquelme contenida, la elección será favorable para el delfín de Angelici.