Alberto Weretilneck debió hacer un viaje relámpago antes de estrellarse políticamente. Su suerte parece echada en la Corte donde hay un planteo por nulidad a su posible reelección.

El gobernador rionegrino quiere que su remplazo al asesinado mandatario Carlos Soria no compute como primer mandato mientras que sus adversarios, en tres ellos el hijo de Soria dicen que si va a la competencia ya sería un tercer mandato. Este asunto interpretativo en la Constitución provincial lo definirá la Corte la semana próxima.

Mientras prepara su defensa en el Alto Tribunal aprovecha para tirar centros en la Rosada, A un camino complejo recayó el radical, que en este caso sabe que el Pro no tiene un candidato competitivo pero que a la vez los canales entre gobierno nacional y la Corte están agrietados.

Marcos Peña, según lo adelantamos, estuvo reunido con los 5 ministros de la Corte tratando el problema financiero del poder judicial, aunque también se sondeó el ánimo del cuerpo sobre el caso Río Negro.

Weretilneck pidió una audiencia urgente con Macri. No se sabe si se concretará o lo recibirá el jefe de Gabinete. En el gobierno analizan, urgente, un plan B. ¿apoyar al peronismo no k que maneja en la provincia Pichetto?

Martín Soria se mantiene atento y expectante. Es quien se puede quedar con el premio mayor. El intendente de Roca es parte demandante. Espera que todo salga como indica el espíritu republicano.