La idea surgió de Lisandro López, capitán y referente de Racing. El delantero se encargó de juntar 28 pares de botines nuevos y varios guantes para El Porvenir club que milita en la Primera C. Como el plantel se entrenó en Ezeiza, fueron los utileros los que le dieron una mano al club de Gerli.

¿Por qué la ayuda de la Academia? En los primeros días de enero El Porvenir sufrió un importante robo en el club. Un grupo de vándalos le robó botines, pecheras, pelotas y elementos de entrenamiento. Fue entonces que un ex jugador de la institución pidió ayuda a los clubes más importantes del país y ahí apareció en escena Racing.