El homenaje a Alfonsín encapsuló un momento la grieta en la UCR

La organización fue dominada por los aliados de Cambiemos. Ricardito prefirió priorizar la figura de su padre pero sigue la tensión.

El Aula Magna de la Facultad de Derecho fue testigo de un homenaje teñido de “amarillo” y con presencias cercanas Macri, como Daniel Angelici, presidente de Boca y operador de la justicia porteña.

Las dos familias radicales se separan naturalmente pero oficiaron del casting del ensamble. De un lado, los que siguen acompañando al gobierno. Del otro, los que esperan el momento de romper, liderados por el Coti Nosiglia.

Uno de los organizadores, Marcelo Basani, se encargó de ordenar la gala y que la casa estuviera en orden.

Las paradojas se respiraban en el ambiente entre chismes y bocaditos. El embajador de Colombia, Marcelo Stubrin, regaló un discurso de la vieja Coordinadora en contra del imperialismo y el FMI.

Martín Lousteau siguió estrenando su flamante carnet de afiliado boina blanca salpicando dudas sobre el rumbo económico y las complicaciones electorales para el oficialismo. Su destino, por ahora, es la ciudad de Buenos Aires. ¿Será por eso que alienta el Plan L en lo nacional?

Quienes siguen el legado del ex presidente, padre de la Democracia, siguen preguntándose qué haría Don Raul en esta encrucijada que presenta la elección de octubre.

Auguran un final abierto y descreen que se baya a reunir a Convención radical en Jujuy. “Si Gerardo Morales ve peligro de quiebre hará lo imposible para suspenderla”.

El Vice gobernador, Daniel Salvador, oficia también de dique contenedor. Su suerte en esa misión esta atada a seguir los lazos de confianza con Vidal. Orgulloso, exhibió su nueva figurita en Avellaneda: el periodista Luis Otero.

Poner un vice en la fórmula de reelección de Macri parece la bandera más osada de los que quieren mantener la coalición doblada y planchadita.