El no de Alberto a un empresario de la construcción

Ocurrió dias atrás en Olivos. El empresario, muy importante del campo de la construcción, pidió discreción absoluta en el marco de la reunión. De hecho, no fue representando a la Cámara ni a un sector determinado. Su reclamo a título personal recogió la agenda de todos los privados.

“Queremos presidente que se abran parte de las obras privadas comprometidas y tengo un plan para que escuche”, dijo el empresario que fue conocido públicamente porque su nombre estuvo involucrado en la causa de los cuadernos.

La respuesta fue un tajante “no” ante de continuar su avance.

En el Gobierno, asesorados por los infectólogos principales del país, consideran que el campo de la construcción privada es altamente riesgoso para la propagación del virus, y creen que será una de las últimas actividades en volver junto a las clases de los chicos.